Planificación de Dada de Alta de Hospital: Una Guía para Familias y Cuidadores (Hospital Discharge Planning: A Guide for Families and Caregivers)

Printer-friendly version

Una ida al hospital puede ser un evento intimidante para pacientes y sus familiares. Como cuidador, usted está completamente enfocado en el tratamiento médico del miembro de su familia, y así también el personal del hospital. Puede que no le preocupe mucho lo que ocurra cuando su familiar salga del hospital. 

Aun así, la manera en la cual se maneje esta transición, ya sea que la dada de alta sea en casa, una instalación de rehabilitación (“rehabilitación”), o un asilo de ancianos, es crítico para la salud y bienestar de su ser querido. Los estudios han determinado que las mejoras en la planificación de dada de alta de hospital pueden mejorar dramáticamente el resultado para pacientes cuando pasan al siguiente nivel de cuidados. 

Los pacientes, cuidadores familiares y proveedores de cuidados de salud juegan todos un papel en mantener la salud de un paciente luego de una dada de alta.  Y aunque es una parte significativa del plan de cuidados generales, hay una sorprendente falta de consistencia tanto en el proceso como en la calidad de planificación de dada de alta en todo el sistema de cuidados de salud. 

La hoja de información observará las claves para una transición satisfactoria del hospital al hogar, explicará algunos elementos importantes, ofrecerá sugerencias para mejorar el proceso y dará a los cuidadores listas de verificación para ayudar a asegurar el mejor cuidado para un ser querido. Si usted es un cuidador, usted juega un papel esencial en este proceso de dada de alta: usted es el defensor del paciente y de sí mismo.  

¿Qué es planificación de dada de alta? 

Medicare establece que la planificación de dada de alta es “un proceso utilizado para decidir lo que necesita un paciente para un traslado sin problemas de un nivel de cuidado a otro.” Únicamente un médico puede autorizar la dada de alta de un paciente del hospital, pero el proceso real de planificación de dada de alta se puede completar por un trabajador social, enfermera, supervisor de caso u otra persona. De manera ideal, y específicamente para las condiciones médicas más complicadas, la planificación de dada de alta se realiza con un método en equipo. 

En general, los fundamentos de un plan de dada de alta son: 

  • Evaluación del paciente por personal calificado  
  • Discusión con el paciente o su representante 
  • Planificación para una llegada al hogar o transferencia a otra instalación de cuidados 
  • Determinación ya sea necesaria una capacitación del cuidador u otro apoyo 
  • Referencias a una agencia de cuidados domésticos y/o organizaciones de apoyo apropiadas en la comunidad 
  • Coordinar un seguimiento de citas o pruebas 

La discusión debe incluir la condición física de su miembro familiar tanto antes como después de la hospitalización, detalles de los tipos de cuidados que serán necesarios y si la dada de alta será para una instalación de cuidados o el hogar. Debe incluir además información sobre si es probable que la condición del paciente mejore, con qué actividades éste o ésta podría necesitar ayuda, información sobre los medicamentos y dieta, qué equipo adicional podría ser necesario, como por ejemplo una silla de ruedas, retrete u oxígeno, quién gestionará la preparación de comidas, transportación y quehaceres y posiblemente una derivación a servicios de cuidados domésticos. 

¿Por qué es tan importante una buena planificación de dada de alta? 

Una planificación de dada de alta efectiva puede reducir las posibilidades de que se vuelva a admitir a su familiar en el hospital, y además puede ayudar en la recuperación, asegurar que se receten y se administren correctamente los medicamentos y prepararlo adecuadamente para asumir el cuidado de su ser querido. 

No todos los hospitales tienen éxito en esto. Aunque tanto la Asociación Médica Americana y la JCAHO (Comisión Conjunta sobre la Certificación de Organizaciones de Cuidados de Salud por sus siglas en inglés) ofrecen recomendaciones para una planificación de dada de alta, no hay un sistema utilizado universalmente en los hospitales de EEUU. Adicionalmente, los pacientes son dados de alta de los hospitales “más rápido y más enfermos” que, en el pasado, haciendo que sea incluso más crítico coordinar un buen cuidado luego de dar el alta. 

Los estudios han demostrado que casi 40 por ciento de los pacientes de más de 65 años tuvieron errores en sus medicamentos luego de salir del hospital, y 18 por ciento de los pacientes de Medicare dados de alta de un hospital son readmitidos a los 30 días. Esto no es bueno para el paciente, no es bueno para el hospital y no es bueno para la agencia de financiamiento, ya sean los fondos de Medicare, seguro privado o sus propios fondos. Por otro lado, las investigaciones han demostrado que una excelente planificación y un buen seguimiento pueden mejorar la salud del paciente, reducir las readmisiones y disminuir los costos de cuidados de salud. 

Incluso medidas simples pueden ayudar inmensamente.  Por ejemplo, debe tener un número telefónico accesible las 24 horas del día, incluyendo fines de semana, para información de cuidados. Se debe coordinar una cita de seguimiento para ver al médico antes de que su ser querido salga del hospital. En vista de que los errores con los medicamentos son frecuentes y potencialmente peligrosos, una revisión minuciosa de todos los medicamentos debe ser parte esencial de la planificación de dada de alta.  Los medicamentos deben “compaginarse”, esto significa, comparar los medicamentos previos a la hospitalización con la lista de medicamentos post-hospitalización para ver que no haya duplicados, omisiones o efectos secundarios dañinos. 

Bajo las mejores circunstancias, el planificador de dada de alta debe comenzar su evaluación cuando el paciente sea admitido al hospital. 

La función del cuidador en el proceso de dada de alta 

El personal de dada de alta no estará familiarizado con todos los aspectos de la situación de su familiar.  Como cuidador, usted es el “experto” en la historia de su ser querido. Aunque usted puede no ser un experto médico, si ha sido un cuidador durante mucho tiempo, seguramente conoce bastante acerca del paciente y acerca de sus propias habilidades para dar cuidados y un lugar seguro en el hogar. 

Los planificadores de dada de alta deben discutir con usted su voluntad y capacidad de dar cuidados. Puede tener limitaciones físicas, financieras o de otro tipo que afecten sus capacidades de dar cuidados. Puede tener otras obligaciones como por ejemplo un trabajo o cuidado infantil que impacten el tiempo que tenga disponible.  Es extremadamente importante informar al personal del hospital acerca de sus limitaciones. 

Algunos de los cuidados que su ser querido podría necesitar pueden ser complicados. Es esencial que reciba cualquier capacitación que necesite en especial técnicas de cuidado, como heridas, tubo de alimentación o cuidado de catéter, procedimientos para un ventilador o transferir a alguien de la cama a la silla. 

Si su ser querido tiene problemas de memoria causados por la enfermedad de Alzheimer, derrame u otro trastorno, la planificación de dada de alta se vuelve más complicada y deberá ser parte de todas las discusiones sobre dada de alta.  Quizás deba recordar al personal acerca de técnicas de cuidado y comunicación especiales que necesite su ser querido. Incluso sin una memoria trastornada, las personas mayores a menudo tienen problemas de audición o visión o están desorientados cuando están en el hospital, por lo tanto, estas conversaciones son difíciles de entender. Ellos necesitan su ayuda. 

Si usted o su miembro familiar se sienten más cómodos hablando en un idioma distinto al inglés, será necesario un intérprete para esta discusión sobre dada de alta.  También se deben facilitar materiales escritos en su idioma. Los estudios han demostrado que se pueden cometer numerosos y a veces peligrosos errores en el cuidado en casa cuando no se toma en cuenta el idioma luego del alta. 

Debido a que las personas están apresuradas por salir del hospital o instalación, es fácil olvidar qué preguntar.  Le sugerimos que mantenga con usted las preguntas resumidas a continuación (en las páginas 5-6 del impreso), y solicite que el planificador de dada de alta se tome el tiempo para revisarlas con usted.  

Obtener ayuda en casa 

A continuación, se listan responsabilidades de cuidado común que quizás maneje para el miembro familiar luego de que éste o ésta vuelva a casa: 

  • Cuidado personal: bañar, comer, vestir, retocar 
  • Cuidado del hogar: cocinar, limpiar, lavar, ir de compras 
  • Cuidados de salud: manejo de medicamentos, citas con el médico, terapia física, tratamiento de heridas, inyecciones, equipo y técnicas médicas.  
  • Cuidado emocional: compañía, actividades significativas, conversaciones. 

Las organizaciones de la comunidad pueden ayudar con servicios como por ejemplo transportación, comidas, grupos de apoyo, orientación y posiblemente un descanso de sus responsabilidades de cuidado para permitirle reposar y cuidar de usted mismo. Encontrar estos servicios puede llevar algo de tiempo y algunas llamadas de teléfono. El planificador de dada de alta debe estar familiarizado con estos apoyos de la comunidad, pero si no es así, su centro local para la tercera edad o un supervisor de caso privado puede ser útil.  (Véase la sección de Recursos al final de esta hoja de información.) Familiares y amigos también podrían ayudarlo con su cuidado en casa. 

Si necesita contratar ayuda en casa remunerada, debe discutir algunas cosas. Desafortunadamente, estas decisiones de contratación a menudo se toman al apuro durante una dada de alta de un hospital. Puede que se le entregue una lista de agencias, con instrucciones para decidir cuál utilizar, pero por lo general sin información adicional. Esta es otra buena razón del por qué la planificación de dada de alta debe iniciarse prematuramente; como cuidador, usted tendrá tiempo de investigar sus opciones mientras cuidan de su ser querido en el hospital. 

Piense tanto en sus necesidades como cuidador como en las necesidades de la persona a quien cuida, incluyendo el idioma y los antecedentes culturales. 

Tiene una opción entre contratar a un individuo directamente o pasar por un cuidado doméstico o agencia de cuidados de salud domésticos. Parte de esta decisión puede verse afectada por el hecho que la ayuda sea o no sea “médicamente necesaria”, por ejemplo, recomendada por el médico y por lo tanto pagada por Medicare, Medicaid u otro seguro. En dicho caso, es probable que ellos determinen qué agencia utilizará. Al tomar sus decisiones, considere lo siguiente: las agencias de cuidados domésticos se encargan del papeleo de impuestos y salarios, habrá sustitutos disponibles si el trabajador se encuentra enfermo y puede tener acceso a una amplia gama de habilidades.  Por otro lado, puede haber una relación más personal si contrata a un individuo directamente, y es probable que el costo sea menor. En cualquier caso, intente obtener recomendaciones para contratar de conocidos, enfermeras, trabajadores sociales y otros familiarizados con su situación.  

Dada de alta a una instalación 

Si se está dando de alta al paciente para pasar a una instalación de rehabilitación o asilo de ancianos, la planificación de transición efectiva debería asegurar la continuidad de cuidados, aclarar el estado actual de la salud y habilidades del paciente, revisar los medicamentos y ayudarlo a seleccionar la instalación a la cual se dará de alta su ser querido. 

Sin embargo, con mucha frecuencia escoger una instalación puede ser una fuente de estrés para las familias. Puede que tenga muy poco tiempo y poca información sobre la cual fundamentar su decisión. Puede que simplemente se le dé una lista de instalaciones y se le pida escoger una. Para ayudar, un supervisor de cuidados geriátrico privado (por el cual pagará una tarifa por hora) o un trabajador social pueden ofrecer muchas recomendaciones y apoyo necesarios. También hay fuentes de información en línea (véase la sección Recursos de esta hoja de información) que, por ejemplo, califican los asilos de ancianos. 

La conveniencia es un factor, debe ser capaz de llegar fácilmente a la instalación, pero la calidad del cuidado es muy importante, y puede que deba sacrificar su conveniencia por un mejor cuidado. La lista de preguntas a continuación le facilitará una orientación para comenzar su búsqueda de una instalación. 

Pago de cuidados después del alta 

Quizás no esté consciente de que el seguro, incluyendo Medicare, no pague por todos los servicios luego de que un paciente ha sido dado de alta del hospital. Sin embargo, si el médico determina que algo es “médicamente necesario”, puede que logre obtener una cobertura para cierto cuidado o equipo especializado.  Deberá verificar directamente con el hospital, su aseguradora, o Medicare para determinar qué podría estar cubierto y qué es lo que deberá pagar. Mantenga registros cuidadosos de sus conversaciones. 

¿Qué pasa si siente que es muy pronto para el alta? 

Si no está de acuerdo en que su ser querido esté listo para ser dado de alta, tiene el derecho de apelar la decisión. Su primer paso es hablar con el médico y planificador de dada de alta y expresar sus dudas. Si esto no es suficiente, deberá ponerse en contacto con Medicare, Medicaid o su compañía de seguros. Las apelaciones formales son manejadas a través de Organizaciones de mejora de la calidad designadas (véase la sección Recursos). Debe saber que si la QIO (Organización de mejora de la calidad por sus siglas en inglés) emite un fallo en su contra deberá pagar por el cuidado de hospital adicional. El hospital debe indicarle los pasos a tomar para hacer que el caso se revise. 

Mejorar el sistema 

Tal como lo hemos mencionado a lo largo de esta hoja de información, la planificación de dada de alta es un proceso inconsistente que varía de hospital a hospital. Quién lo realiza, cuándo se realiza, cómo se realiza, qué tipo de seguimiento se ordena y si los cuidadores son evaluados en cuanto a su capacidad de dar cuidados y se incluyen como miembros respetados de la discusión son todos elementos que difieren de un escenario a otro. 

En general, los hospitales ganan dinero únicamente cuando se ocupan las camas, por lo que, en muchos casos, la planificación de dada de alta y cuidados de transición se convierten en un servicio de “orfanato” que no genera ingresos. A pesar de sus beneficios, que claramente mejoran el bienestar de pacientes y cuidadores, la planificación de dada de alta/transición a menudo no recibe la atención que merece, y, de hecho, la planificación nula a menudo se suma al estrés de pacientes y cuidadores. 

Las discusiones entre expertos sobre la mejora de cuidados de transición y planificación de dada de alta se han concentrado en las mejoras que hacen énfasis en la educación y capacitación, cuidados preventivos e incluyendo a los cuidadores como miembros del equipo de cuidados de salud. Algunos estudios han revelado que de manera sorprendente solo unos pasos pueden ayudar. Por ejemplo, enviar el resumen de cuidados al médico regular del paciente aumenta la probabilidad de un cuidado de seguimiento efectivo. De igual manera, las llamadas de teléfono de profesionales expertos a pacientes y cuidadores dentro de dos días luego de la dada de alta ayudan a anticipar problemas y mejorar los cuidados en casa. 

Cambios recomendados más amplios en la práctica y la política incluyen: 

  • Reconocer formalmente el papel que juegan los familiares y otros cuidadores no remunerados, incluirlos como parte del equipo de cuidados de salud y evaluar sus capacidades y disposición a dar cuidados. 
  • Coordinar cuidados entre sitios, desde la instalación del hospital hasta el hogar. Mejorar la comunicación entre el hospital y los servicios basados en la comunidad. 
  • Desarrollar mejores materiales de educación, disponible en varios idiomas, para ayudar a los pacientes y los cuidadores a navegar los sistemas de cuidados y entender los tipos de asistencia que pudieran estar disponibles para ellos, tanto durante como después de permanecer en el hospital. 
  • Mejorar la capacitación para el personal de cuidados de salud, incluyendo maneras de responder al idioma, cultura y diferencias en la lectura y escritura. 
  • Simplificar y expandir la elegibilidad para programas públicos. Hacer del cuidado de transición un beneficio de Medicare; cambiar las políticas de reembolso para cubrir más cuidados en casa adicional al cuidado institucional. Compensar a los hospitales y médicos que mejoran el bienestar de los pacientes y reducen las readmisiones a hospitales. 

 

Conclusión 

Varios estudios han explorado la importancia de una planificación de dada de alta y cuidados de transición efectivos y han destacado los beneficios muy reales en los resultados mejorados de pacientes y tasas de rehospitalización más bajas. Algunos programas piloto han ilustrado estos beneficios, pero hasta que los sistemas de financiamiento de cuidados de salud se cambien para dar apoyo a estas innovaciones en cuidados, seguirán no estando disponibles para muchas personas. Cuidadores, pacientes y promotores continúan sus esfuerzos para alterar nuestro sistema de cuidados de salud para hacer de la planificación de dada de alta una prioridad.  Con nuestra población que envejece, estos cambios son más necesarios que nunca. 

Algunas preguntas a hacerse a los cuidadores 

Preguntas acerca de la enfermedad: 

  • ¿Qué es y qué puedo esperar? 
  • ¿Qué es lo que debo observar? 
  • ¿Obtendremos cuidados domésticos y vendrá una enfermera o terapeuta a nuestro hogar para trabajar con nuestro familiar? ¿Quién paga por este servicio? 
  • ¿Cómo obtengo recomendaciones con respecto a cuidados, señales de peligro, un número telefónico para hablar con alguien y seguimiento a citas médicas? 
  • ¿Se me ha dado información ya sea verbal o por escrito que entienda y a la cual referirme? 
  • ¿Necesitamos instrucciones especiales debido a que mi familiar tiene Alzheimer o pérdida de memoria? 

¿Qué tipo de cuidado es necesario? 

  • Bañar 
  • Vestir 
  • Comer (¿hay restricciones de dieta, por ejemplo, solo alimentos blandos? ¿se prohíben ciertas comidas?) 
  • Higiene personal 
  • Aseo 
  • Retoques 
  • Transferencia (mover de la cama a la silla) 
  • Movilidad (incluye caminar) 
  • Medicamentos 
  • Manejo de síntomas (por ejemplo, dolor o náusea) 
  • Equipo especial 
  • Coordinación del cuidado médico del paciente 
  • Transporte 
  • Quehaceres en el hogar 
  • Cuidado de las finanzas 

Preguntas cuando mi familiar sea dado de alta al hogar: * 

  • ¿Está limpia, cómoda y segura la casa, adecuadamente calentada/enfriada, con espacio para equipos adicionales? 
  • ¿Hay escaleras? 
  • ¿Necesitaremos una rampa, barandillas, barras de soporte? 
  • ¿Se han quitado del camino riesgos como por ejemplo alfombras y cables eléctricos en el área? 
  • ¿Necesitaremos equipos como por ejemplo camas de hospital, sillas para ducharse, retretes o tanques de oxígeno? ¿Dónde obtengo estos equipos? 
  • ¿Quién paga por estos artículos? 
  • ¿Necesitaremos suministros como por ejemplo pañales para adultos, guantes desechables y artículos para cuidado de la piel? ¿Dónde obtengo estos artículos? 
  • ¿Pagará el seguro/Medicare/Medicaid por estos artículos? 
  • ¿Necesito contratar ayuda adicional? 

Preguntas acerca de la capacitación: 

  • ¿Existen técnicas de cuidado especiales que deba aprender para esto, como por ejemplo cambiar vendajes, ayudar a alguien a tomarse una píldora, poner inyecciones o utilizar un equipo especial? 
  • ¿He sido capacitado en habilidades de traspaso y prevención de caídas? 
  • ¿Sé cómo colocar a alguien en la cama de modo que éste o ésta no sufra una úlcera por decúbito? 
  • ¿Quién me dará la capacitación? 
  • ¿Cuándo me darán la capacitación? 
  • ¿Puedo comenzar la capacitación en el hospital? 

Preguntas cuando la dada de alta es a una instalación de rehabilitación o asilo de ancianos: 

  • ¿Qué tanto tiempo se espera que mi familiar esté en la instalación? 
  • ¿Quién seleccionará la instalación? 
  • ¿He verificado recursos en línea como www.Medicare.gov para ver las calificaciones? 
  • ¿Está la instalación limpia, bien mantenida, callada y a una temperatura cómoda? 
  • ¿Tiene la instalación experiencia en trabajar con familias de mi cultura/idioma? 
  • ¿Habla el personal nuestro idioma? 
  • ¿Es la comida culturalmente apropiada? 
  • ¿Es la instalación segura (tiene detectores de humo, sistema de aspersión, salidas indicadas)? 
  • ¿Es la ubicación conveniente? ¿Tengo un transporte para llegar ahí? 

Para estadías más extensas: 

  • ¿Cuántas personas están de turno en cualquier tiempo dado? 
  • ¿Cuál es la tasa de rotación del personal? 
  • ¿Hay un trabajador social? 
  • ¿Tienen los residentes un acceso seguro a los exteriores? 
  • ¿Hay instalaciones/programas especiales para pacientes con demencia? 
  • ¿Hay medios para que las familias interactúen con el personal? 
  • ¿Es el personal acogedor con las familias? 

Preguntas acerca de medicamentos: 

  • ¿Por qué se receta esta medicina? ¿Cómo funciona? ¿Por cuánto tiempo se deberá tomar el medicamento? 
  • ¿Cómo sabremos si la medicina es efectiva? 
  • ¿Interactuará esta medicina con otros medicamentos? ¿de venta con receta y de venta libre? ¿o con preparaciones herbales que mi familiar esté tomando ahora? 
  • ¿Se debe tomar esta medicina con los alimentos? ¿Existe algún alimento o bebida a evitarse? 
  • ¿Se puede masticar, triturar, disolver o mezclar esta medicina con otras medicinas? 
  • ¿Qué posibles problemas podría experimentar con esta medicina? ¿En qué punto debería reportar estos problemas? 
  • ¿El programa de seguro pagará por este medicamento? ¿Existe una alternativa menos costosa? 
  • ¿Provee la farmacia de servicios especiales como por ejemplo entrega a domicilio, reposiciones en línea o revisión y recomendación de medicamentos? 

Preguntas acerca de cuidados de seguimiento: * 

  • ¿Qué profesionales de salud deberá ver el miembro de mi familia? 
  • ¿Ya se han hecho estas citas? Si no es así, ¿a quién debo llamar para hacer estas citas? 
  • ¿Dónde será la cita? ¿En un consultorio, en casa, o en otro lugar? 
  • ¿Qué arreglos de transportación necesitan hacerse? 
  • ¿Cómo se informará nuestro médico regular de lo que ocurrió en el hospital o instalación de rehabilitación? 
  • ¿A quién puedo llamar sobre preguntas del tratamiento? ¿Hay alguien disponible las 24 horas del día y los fines de semana? 

Preguntas acerca de encontrar ayuda en la comunidad: 

  • ¿Qué agencias están disponibles para ayudarme con la transportación o comidas? 
  • ¿Qué es un centro de día para adultos y cómo encuentro información del mismo? 
  • ¿Para qué beneficios públicos es elegible mi familiar, como por ejemplo servicios de apoyo en el hogar o servicios de VA (asociación de personas mayores)? 
  • ¿Cuándo debo comenzar a buscar estos cuidados? 

Preguntas acerca de mis necesidades como cuidador: * 

  • ¿Vendrá alguien a mi casa a hacer una evaluación para ver si necesitamos modificaciones en casa? 
  • ¿Qué servicios me ayudarán a cuidar de mí mismo? 
  • ¿El miembro de mi familia necesita ayuda en la noche? y, si es así, ¿cómo podré dormir lo suficiente? 
  • ¿Hay cosas que me atemoriza hacer o con las que me siento incómodo, por ejemplo, cambiar un pañal? 
  • ¿Qué condiciones y limitaciones médicas tengo que hacen que dar este cuidado sea difícil? 
  • ¿Dónde puedo encontrar grupos de orientación y apoyo? 
  • ¿Cómo puedo obtener una licencia en mi trabajo para dar cuidados? 
  • ¿Cómo puedo tener un respiro (descanso) de mis responsabilidades de dar cuidados para poder cuidar de mi propia salud y otras necesidades? 

* Adaptado con la autorización de www.nextstepincare.org, United Hospital Fund. 

 

Recursos 

Family Caregiver Alliance 
Centro nacional de cuidados 
(415) 434-3388 | (800) 445-8106 
Sitio web: www.caregiver.org 
E-mail: [email protected] 
FCA CareJourney: www.caregiver.org/carejourney 
Family Care Navigator: www.caregiver.org/family-care-navigator 

FCA (Family Caregiver Alliance) busca mejorar la calidad de vida de los cuidadores a través de la educación, servicios, investigación y apoyo. A través de su centro nacional de cuidados, FCA ofrece información sobre temas sociales, políticas públicas y cuidados actualizados y facilita asistencia en el desarrollo de programas públicos y privados para los cuidadores y asiste a los cuidadores a nivel nacional a localizar recursos en sus comunidades. Para los residentes de Bay Area en San Francisco FCA ofrece servicios de apoyo familiar directos para cuidadores de aquellos con la enfermedad de Alzheimer, derrames, ELA (esclerosis lateral amiotrófica), daños cerebrales, enfermedad de Parkinson y otras condiciones de salud debilitantes que afectan a los adultos. 

Hojas de información y recomendaciones de FCA 

Hay disponible una lista de toda la información y recomendaciones en línea en https://www.caregiver.org/fact-sheets. 
 
Contratar ayuda en casa 
Guía del cuidador para medicamentos y proceso de envejecimiento 

Otras organizaciones y enlaces 

Siguiente paso en el cuidado 
United Hospital Fund 
Información y recomendaciones exhaustivas para ayudar a los cuidadores familiares y proveedores de cuidados de salud a planificar transiciones para pacientes. Traducciones al español disponibles. 
www.nextstepincare.org 

Comparación de asilo para ancianos de Medicare 
www.medicare.gov/nursinghomecompare 

Medicare Rights Center 
www.medicarerights.org 

Centro para promoción de Medicare "Planificación de dada de alta de hospital" 
www.medicareadvocacy.org 

Asociación para cuidados de adultos mayores  
www.aginglifecare.org 


Por Family Caregiver Alliance y revisado por Carol Levine. © 2016-2020 Family Caregiver Alliance. Todos los derechos reservados.

Date: 
Thursday, July 23, 2020